STATEMENT

VM

Llevo 17 años buscando romper los límites de la escultura. Mi material es el acero. Utilizo láminas de distintos calibres que pliego y doblo como si fueran papel. De ese material industrial, rígido y exigente he descubierto su nobleza, su maleabilidad, su capacidad para ayudarme a construir formas delicadas, inspiradas en la naturaleza o en la geometría. Con él he podido emular el aleteo de una mariposa y las frágiles capas de una concha.

Me interesa plantear una tensión entre el tema que abordo y el material y la técnica que uso. Lo orgánico frente a lo industrial. Lo femenino frente a lo masculino. Lo flexible frente a lo rígido. Lo dinámico frente a lo estático. Y conseguir, de esa tensión, armonía, belleza e intimidad. 

Mi obra parte de la observación. Exploro el volumen y el movimiento de las formas de la naturaleza y de la geometría a través del dibujo y el cartón. Trabajo en los cortes y juego con ellos, creando capas, hasta estructurar un modelo. Después viene el trabajo directo con el metal. La selección de las láminas y el troquelado. Y, de la mano de técnicos en metalmecánica, el doblaje del acero a punta de fuerza y de técnica. No hay ensamblajes ni tornillos en mi obra: es soldadura pura.

Ninguna escultura es igual a la otra. Son piezas únicas. Tienen infinidad de caras y su disposición depende de quien las instala. Me emociona que la gente sea partícipe de mi obra. Últimamente, hago piezas de pared, una idea que vino del público.

Sueño con crear escultura funcional, con lograr que la escultura sea una extensión de la arquitectura. Me imagino un parque temático basado en mi trabajo. Pienso en esculturas monumentales hechas por mí en lugares representativos de las ciudades, que no solo las embellezcan, sino que se conviertan en puntos de referencia y de encuentro.

PHHOME.jpg